sábado, 31 de enero de 2009

Anoche...

Tenía muchas ganas de salir, pero no con quien. Por eso salí sola (me siento orgullosa de mi y de mi independencia) y decidí irme de gira por los bares, solo para conocerlos (No me fui de levante, no existe el riesgo de que mi pelotudez me deje).
La regla era una cerveza y me voy. Y si, funcionó en los tres primeros sitios, en el cuarto había cover porque era un rumbeadero. Lo pagué y entré porque había barra libre (Ya la conciencia me advertía que no debía tomarme muy en serio lo de la barra libre, yo me conozco....).Justificar a ambos lados
Primer sitio: Calle Castro... entro con timidez, el sitio muy bonito, buena música, buenos videos y niñas lindas... pero no miré mucho alrededor porque mientras estuve hubo bastante que ver en la pantalla, además la pelotudez no me dejaba mirar para otro lado. SMS para (él) y la respectiva llamada dándome ánimos para no huir, que amigo tan bonito.
Segundo sitio....uno que estaba buscando hace tiempo, alguna vez entré y me encantó, pero no recordaba la dirección. Cerveza mas barata, ambiente de los 90's. Pequeño y muy acogedor el lugar, aunque no tiene aviso (o no lo vi), y olvidé preguntar como se llama. Ahora me sentía mas cómoda con mi soledad (el efecto de la primera cervecita), y la música era de mis tiempos, luego me sentía realizada. Sigo sola y la única que me mira es la mesera, una mujer super linda (al menos eso intuí por la simpatía con que trata a la gente), que me sonríe con algo de coquetería, o eso quisiera creer.
Hasta ahora la noche era muy joven y los barcitos estaban vacíos. Entonces siento el efecto de las dos cervecitas con la falta de almuerzo y entro en pánico por andar en chapinero sola en Calles medio oscuras y uno que otro indigente con la mirada mas perdida que la mía, así que hago una parada para comer cualquier cosa.
Tercer sitio, medio feo y lleno de gente, la cerveza barata me la empujé rapido para no quedarme mucho tiempo, ni siquiera miré alrededor porque no me sentí cómoda.
El cuarto sitio... rumbeadero. Muchas mujeres, unas cuantas interesantes, hay una bonita que me encanta... con un grupo de gente, no parece estar emparejada. Al principio hago gala de mi pelotudez, me recuerdo a mi misma que soy mala bebiendo y me tomo el primer trago, tengo una pequeña discusión con la barwoman porque pretende servirme en el mismo vaso que dejé abandonado y nohaypoderhumano que me haga beber de esevasoconquiensabequecosasqueleecharonmientrasfuialbaño!!! (si, soy paranóica, y así me gusto). Me cambia el vaso, busco una mejor ubicación en la barra y me convierto en una cliente adorable.
Me entretengo viendo mujeres bailar y las veo pasar a pedir sus tragos de barra libre, una bacana me invita a bailar, acepto con la consabida advertencia: "no se bailar"; me contoneo lo mejor que puedo en medio de mi arritmia y vuelvo a mi lugar. No me presenta a las amigas, bailamos varias veces, las mismas que regreso a mi puesto estratégico. Me cae bien la niña, me recuerda a la primera que besé.
Viene la bonita por su trago, le hago cualquier comentario (esa demostración de valor indica que ya estaba ebria), me hace conversación y luego todo lo que recuerdo son flashes: Ella: "vengo con mi mamá" yo:"WTF??????"; Ella: "... y terminé con mi novio hace 3 meses" Yo: " ...y me estoy desenamorando de mi amigo del alma"; Ella:"yo te veía de lejos y decía ¿esa niña tan divina bailando con ****?" yo: "te casas conmigo?". Lo siguiente que recuerdo es que desperté en mi casa 30 minutos antes de mi hora de entrada a la oficina, que queda a una hora de camino. Como buena paranóica reviso los bolsillos, está todo el dinero, pero no los celulares, busco la cámara: está, busco el resto del dinero en el bolso: está, la billetera: está, las llaves: están (para que las busco?, es obvio que las tengo porque estoy dentro de mi casa), la sombrilla: está (por qué demonios me preocupo por la sombrilla?), el maquillaje y las cien mil pendejadas que le caben a ese bolsito pequeño están, pero los celulares por ningún lado aparecen. La conclusión: o se los regalé a la bonita o los boté, pero no me robaron (yo regalando mis celulares? con lo dependiente que soy? y con lo viejitos y trajinados que están?).
Hoy... llego tarde a la oficina con los ojos en el c***, como siempre que bebo. Llamo, llamo y llamo a mis celulares.... al fin contestan: es la mamá de la bonita. Todavía estoy ebria, y aparentemente ella también, así que la conversación no tiene mucho sentido, me dice que nosabedondeseencontrólabonitaesecelular, pero que lo tenía en el bolso, que no me puede devolver los cel de inmediato porque la bonita tuvo un accidente y va saliéndo para la clínica a verla, pregunto cómo está pero no sabe, ahora no se como voy a recuperar mis celulares y no los he bloqueado porsiacasovuelvenami. (Y lo que mas me preocupa es que no tengo el número de la bonita). Espero que no haya sido nada grave y que la excusa de los cel me ayude a contactarla de nuevo...pero sobre todo espero recuperarlos!!!!!! Aypoldio que no me llame nadie mientras no los tengo :´(.

PD: Como odio que la gente se meta conmigo en la oficina

miércoles, 28 de enero de 2009

El novio

El título lo dice todo: "él no vió". Ahora puedo saborear mi tusa de 48 horas y dedicarme a hacer cosas productivas. :P

domingo, 18 de enero de 2009

De sentimientos unilaterales y daños colaterales.


Es que tengo frio a medio dia
Es que da miedo, es que lastima
Si tengo miedo y si llevo alguna herida
La misma que me lleva a ti.
Y tomo cuenta de los dias
Nadie... nadie puede ver
Si tengo miedo, si llevo alguna herida
La idea es que vengas a mi.

Lonely nigths, Lonely nigths
Lonely nigths


Los ultimos meses no he hecho mas que escribir sobre (él), de las despedidas, del se acabó, del ahora si se acabó y ahora si se acabó.
Hoy desperté sin guayabo y con una voz que me pregunta a qué he estado jugando, y la pregunta esta vez va en serio. Esta semana fue intensa y me hizo pensar en muchas cosas, la principal es la urgente necesidad de parar. He llevado las cosas a un punto que no solo me hace daño sino que me hace pasar por encima de muchas cosas:
  1. No puedo volver a una situación como la que sostuve hace unos años con mi mejor amigo, aunque esto no va a suceder porque aunque (él) es menos conservador que mi mejor amigo, tiene muchas cosas mas claras respecto a la lealtad, la amistad y el amor.  Lo que me da tristeza es pensar en que yo soy la misma, que no aprendo y aparte de seguir patrones repetitivos en mi vida emocional, no soy consecuente con mis principios.
  2. Ahora que conozco al (otro), que está saliendo con (él) en este momento, que no se parece en nada al pelotudo de antes, puedo ver por qué (él) está enamorándose de esa manera. Ahora me doy cuenta del porqué (él) tiene tantas ganas de ser fiel, y de que las cosas funcionen entre ellos y se me hace un nudo en la garganta cuando pienso en mis propias palabras sobre el pecado y el amor.
  3. Y se me agua el ojo cuando pienso en que (él) y yo buscamos el amor y en esa búsqueda nos metimos por el camino del sexo y nos extraviamos. En que (él) hubiera podido mirarme caminando a su lado y solo tenía que extender la mano para que todo fuera perfecto y que es muy estúpido que cuando pudo haber sido, no pasara nada porque ninguno de los dos tomó la iniciativa.
  4. Mis palabras sobre el amor son solamente dos cosas: Que nunca entendí el concepto religioso del pecado porque censuraba arbitrariamente actos específicos sin una política muy clara y siempre pensé que lo único que puede considerarse pecado son los actos que cometemos contra el amor (amor de cualquier clase). La segunda es que es tan difícil,o mejor, tan poco frecuente encontrar alguien que valga la pena, que entienda el amor de la misma forma que un@ mism@ y que nos corresponda, que no me metería con alguien que esté enamorad@, porque es un atentado contra el amor.
  5. No deja de causarme un frio en el estómago el pensar en haber cruzado la delgada linea con él. Hoy el hecho de que los intentos de sexo fallaran cobra sentido y la frase de (él) en medio del momento de efervescencia y calor adquiere un gran valor. Además, independientemente de lo que haya aumentado mi ego y lo excitante que fue, me siento culpable cuando pienso en el trío que nunca se concretó con (el otro), porque es un intento nuestro de inducirlo a recorrer un camino que, aunque no tiene nada de malo, va contra sus principios.
  6. Anoche en medio de la borrachera lloré tanto porque la vida me dijo a gritos que el amor es otra cosa... y que tengo que acabar con esta situación, porque dolió mucho cuando protagonicé la escena absurda de la boda de mi mejor amigo en la que Jules lleva y trae mensajes de amor y reconciliación entre su amigo y la nueva y perfecta novia. (ojalá al menos me hubiera visto tan bien como Julia Roberts y el nuevo novio no fuera realmente perfecto para (él)). Y como le hice saber a (él) que me sentí inmersa en la escena, estoy segura que esta semana no vamos a hablar mucho.
  7. (El otro) me hizo pensar sobre mi desprendimiento con mi familia, con los valores tradicionales y sobre el valor del amor.

miércoles, 14 de enero de 2009

No odio tanto mis tusas

Porque duran menos de 48 horas, solo por eso.
(Y soy capaz de creérmelo)

martes, 13 de enero de 2009

un "finde" o un fin de...?

Que no mujer, que no, no se puede terminar algo que no ha empezado.
Aqui estoy otra vez preguntándome a qué juego con mi pobre corazón. Yo sé que (él) está enamorado, que no hay nada que hacer y se me ocurre irme con él para el sitio mas romántico que encuentro.
Yo se que no quiero ser quien afecte su relación porque realmente lo quiero, porque por primera vez desde que lo conozco lo oigo decir que está bien con alguien y que su relación funciona, y yo, realmente deseo que él esté bien y que sea feliz (como me gustaría decirle eso a él para que como siempre me dijera que deje de ser tan racional y que tengo que preocuparme por ser feliz, no por los demás, pero esta vez no se si aplique).
Yo se que no debo enamorarme de mi amigo y confidente, de quien es mi paño de lágrimas porque no voy a tener con quien desahogarme cuando mi corazón se acabe de romper.
Yo se que vivimos a muchos kilómetros de distancia y que puedo volver a sentir el vacío que sentía con ella pero mi corazón se rompería mas aún esta vez.
Pero.... no hay nadie en el mundo con quién yo esté tan cómoda, nadie con quien yo pueda ser realmente quien soy, mas que con él.
Por todo lo anterior, porque tengo que dejarlo vivir todo lo que quiera o necesite vivir, porque tal vez el esté en un momento muy gay de su vida (y por el intento fallido de sexo), hay que dejarlo pasar y dejar de ponerle minas quiebrapatas a mi corazón, ya está bueno de torturarme, ya no mas...
Pero no será q algún día "decide" volver a estar con mujeres?

Y ahí viene el destino otra vez en mi auxilio cuando quiero que pasen cosas (o las hago), que me van a doler.
Me cae mal el destino, no, mentiras, me cae bien, pero me siento frustrada a veces con las cosas que pasan.